Hospital Regional de Coyhaique realiza primera cirugía ortognática de la región de Aysén

0

Más de ocho horas duró la primera cirugía ortognática realizada en el Hospital Regional Coyhaique, intervención que se realiza en el cráneo, básicamente en el maxilar y la mandíbula para corregir malformaciones faciales, tales como un mentón prominente o, por el contrario, muy pequeño.

Con un equipo compuesto por nueve personas, incluyendo tres cirujanos maxilofaciales, se llevó a cabo este procedimiento para el cual el staff médico del Hospital Regional Coyhaique se preparó durante años, y que implica un largo proceso para el paciente, que debe realizar un tratamiento de ortodoncia previo a la operación. En este primer operativo, fueron intervenidas dos personas.

“Llegué hace cinco años a la región, y en ese momento comenzamos a armar el servicio de cirugía maxilofacial, recibiendo tanto de la Dirección del Hospital Regional como del Servicio de Salud Aysén el permiso para aumentar la complejidad de nuestros procedimientos paso a paso. La idea es seguir manteniendo esto, incrementando el grado de dificultad de las cirugías y la resolutividad del Hospital Coyhaique. Sin embargo, todavía necesitamos adquirir más equipamiento”, señaló el Dr. Hernán Uribe, odontólogo especialista en cirugía maxilofacial del HRC.

En efecto, dada la magnitud de esta intervención se gestionó la participación de dos cirujanos maxilofaciales más: el Dr. Gabriel Rabi, del Hospital de Puerto Aysén, y el Dr. Carlos Crawford, quien viajó desde la nortina ciudad de Copiapó para ser parte de esta operación, muy poco común en los hospitales públicos del país.

“La idea surgió principalmente del Dr. Uribe, con quien nos conocimos cuando hicimos la beca de Maxilofacial. Él me hizo esta invitación y con gusto la acepté para poder participar en esta cirugía”, indicó el odontólogo del Hospital Regional San José del Carmen de Copiapó, centro asistencial que pretende realizar su primera cirugía ortognática durante 2018.

“Nuestra intención es –independiente de la distancia-, hacer un vínculo con el HRC, y así como yo participé en las dos cirugías que realizamos acá, queremos que los colegas de la región de Aysén también sean parte del procedimiento que realizaremos a futuro en el Hospital de Copiapó”, sostuvo el Dr. Crawford.

 

LOS PACIENTES Y SU LARGA PREPARACIÓN

“Son personas que tienen una alta expectativa del procedimiento, y que podrán satisfacer su problema en la región. Antes los pacientes eran atendidos aquí pero debían trasladarse a otros centros del país para operarse. A través de la ortodoncia se preparan los arcos dentarios, se somete a cirugía y luego viene un período de ortodoncia post operatoria, donde se hacen los últimos ajustes”, explica el Dr. Gabriel Rabi.

El trío de especialistas enfatiza que esta cirugía no tiene un fin estético, sino que está destinada a mejorar la funcionalidad del paciente. “Las malformaciones faciales producen sobrecargas articulares que pueden desencadenar cefaleas, reabsorción condilar progresiva, exacerbar la formación facial, pérdida de piezas dentales, depresión e incluso hay estudios que hablan de suicidio en pacientes con estas características, que traen aparejadas muchas patologías extra: cefalea, migrañas, dolores musculares, bruxismo, sinusitis crónica y otitis, entre otras”, precisa el Dr. Uribe.

La primera en entrar al recién remozado pabellón N°1 del Hospital Coyhaique fue Macarena, joven coyhaiquina de 20 años que desde su niñez ha debido lidiar con una malformación facial, y que lleva más de dos años con tratamiento de ortodoncia para esta intervención.

“Cuando Macarena tenía seis años nos dimos cuenta de su problema. Nos enviaron al hospital, pero en ese momento no había ninguna solución porque no estaban los medios ni los especialistas. Tuvimos fe y confianza en que el Hospital Regional crecería y que iba a llegar lo que necesitábamos”, recuerda Raquel Guenteo, madre de la joven que hoy se encuentra en pleno proceso de recuperación.

Raquel Guenteo señala que para poder contar con un ortodoncista, durante dos años su hija se atendió en el Hospital de Puerto Aysén, viajando periódicamente a control. “Fue una espera para la que estábamos preparadas, vimos muchos videos de las operaciones y del post operatorio, nos informamos pero teníamos mucha ansiedad”, cuenta la mamá de Macarena, quien este 2018 emigrará a la universidad para estudiar Terapia Ocupacional.

“Ha salido todo bien, estamos agradecidas de Dios, la vida y los médicos

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.