Docencia con indecencia: el fin de año para los profesores de Chile – Por Jorge Cisterna

13

Hace dos días atrás el ambiente fue invadido por una ola navideña, donde no solo aparecieron regalos en nuestras casas adornadas, sino que también fueron recurrentes los deseos de paz y amor en Noche Buena. Sin embargo, este sentir no durará más allá de unos días, puesto que ya comienza a reinar la incertidumbre, la inseguridad y la angustia en las instituciones educativas, instalándose como armas para ejercer y demostrar “poder”. La rotativa, el recambio, la renovación de personal o cuánto eufemismo exista ante los muchos despidos injustificados de profesores, llega esta semana y no precisamente en un trineo con renos al mando de un viejo gordo lleno de regalos.

Suele ser un número incalculable de docentes despedidos que por estas semanas comienzan a golpear las puertas de nuevos establecimientos que apuestan por los servicios que cada uno ofrece. Esta despiadada práctica no es algo nuevo. Hace algún tiempo comenzamos a ver este paraje decidor que suele ocurrir cada fin de año, cuando todos nos preparamos para recibir los aires nuevos que promete el ciclo venidero. Supongo que concuerda con la misión y visión que cada colegio tiene, por supuesto.

Los que se enfrentan a estos panoramas, en su mayoría, son profesionales que han cumplido dos años trabajados en la organización escolar y, debido a las normativas que establece el Código del Trabajo y el Estatuto Docente, pasado este período, deben ser contratados de manera indefinida. ¿Usted se preguntará, entonces, por qué ocurren estas desvinculaciones? La respuesta es sencilla: el finiquito no implica un valor monetario al despedirlos el segundo año, ya que éste se presenta como una finalización contractual y no se reconoce el o los años trabajados, es decir, al prestar servicio por año, la empresa no destina esa ínfima parte de sus humildes fondos para indemnizar al trabajador, por lo tanto, el despido no significa más que un mero ahorro para los sostenedores. Cosa curiosa. Esto, indudablemente, no solo trae consigo inseguridades a nivel económico familiar, sino que también genera una mala imagen del colegio que redunda en estas prácticas. Asimismo, los estudiantes sufren las consecuencias de estas decisiones, pues los vínculos que se generan entre ellos y los docentes, va más allá de lo que uno enseña en una sala de clases. El trabajo en educación no es igual al de una empresa, aunque está claro que esta visión quedó guardada en los bolsillos de algunos.

¿Bastará con supervisar una clase para determinar si un profesor hace de manera adecuada su trabajo? ¿La labor de un año completo se puede reflejar en un par de clases? ¿Esto determina mi calidad como docente? En algunos colegios no existe una justificación clara frente a los despidos, por lo tanto, varios quedan con la interrogante si es que hicieron bien o mal su trabajo o cuál fue la detonante a ese veredicto. Debería existir una razón que no solo sea aquella imperiosa “necesidad de la empresa”.

Hace unos años experimenté la horrible sensación y temor de no saber si continuaba en un colegio. Evidentemente me desvincularon diciendo que estaban agradecidos de mis servicios, pero que, en pocas palabras, no cumplía con el perfil del establecimiento. Entiendo que cada organización escolar tiene sus normas y cosas raras, un tanto herméticas, contradictorias, algunas un tanto retrógradas; no obstante, estas se acatan porque están dentro del contrato que firmas. Pero es ahí cuando uno mira desde abajo y se pregunta: ¿qué hace tal tipo o tipa ejerciendo un cargo dentro del colegio si su labor es nefasta y deficiente, y a veces, hasta vergonzosa? Es cierto, hay colegas malos y colegas bueno, pero ambos deben recibir la misma dignificación, porque para el Estado y los privados, ambos son profesionales de la educación, aunque ya sabemos  que a algunos les quede bastante grande el poncho. Hay puestos que se adquieren con malas prácticas, pisoteando al resto, evidenciando esta no mal nombrada cultura de sapeo y del cahuineo, presentes, lamentablemente, en gran parte de nuestro gremio y en nuestra querida región.

Si usted decidió estudiar pedagogía por una convicción, si hace bien su trabajo, sabe su potencial, se perfecciona constantemente, sus estudiantes aprenden, si de verdad cree que usted es agente de cambio con su labor y sin embargo, lo desvinculan de un colegio, créame que la culpa no es suya. A pesar de la pena que se pueda sentir, de la desesperación instantánea de imaginar lo peor, que no existirá otro colegio que lo contratará, entre tantas otras ideas, IGNÓRELAS. Nadie le cortará las alas a pesar de vivir en ciudades pequeñas o grandes. Levántese, empodérese de su convicción, de lo que sabe, de lo que proyecta y dignifique la profesión docente, porque usted es el principal responsable que se valorice y engrandezca nuestra profesión. No es fácil. Quizás este círculo vicioso nunca termine, pero, créame, en otro lugar lo estarán esperando con los brazos abiertos.

Por Jorge Cisterna

Profesor de Castellano y Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso

13 Comentarios
  1. Profesor Anonimuous dice

    Desde el punto de vista de los sostenedores de un establecimiento, la idea de hacer rotar a profesores “nuevos” no es una gran dificultad para ellos. Muchas veces no piensan en las consecuencias pedagógicas y menos humanas. Mientras el profesor o profesora nueva no calce a la perfección en su sistema de normas y morales (muchas veces dudosas y contradictorias) es tan fácil para ellos deshacernos como si fuésemos un error.

    Aprovecho de denunciar a los directivos y sostenedores de colegios que les mueve, no pensar en una mejor y actualización de las metodologías y didácticas de enseñanza, sino la “excelencia” y los resultados SIMCE o PSU para así asegurarse un estatus, un fachada y sentirse orgullosos de su poder y lugar en los ranking nacionales. Así, a través de la domesticación e intimidación de los estudiantes y profesores, consiguen sus tan anheladas subvenciones y honores. No puedo no nombrar el caso del Colegio San José UR de Puerto Aysén que con una estrategia de shock, intimidación, castigo, falta de trabajo en equipo no cumple con las visiones y paradigmas contemporáneos que hoy necesitamos en la escuela: empatía, solidaridad, sororidad, inteligencias múltiples, neurociencia, Pedagogía del Caracol, del oprimido, colaborativa, amable y de afectos positivos.

  2. Felipe Clavo Espinoza dice

    Es terrible. Una verdadera denigración la que se ha ido realizando, sistemáticamente, a nuestro gremio. En el caso de los municipales, la imposición de una evaluación docente que, sobretodo en el caso de los profes mayores, es una injusticia, pues se les está pidiendo que asimilen nuevas estructuras y fundamentos curriculares para los cuales no fueron formados. Luego, sus remuneraciones están sujetas a los resultados de estas evaluaciones, las cuales desconocen sus 20 ó 30 años dedicados al aula.
    Y en el caso de los particulares y subvencionados, la cosa es más injusta aún, porque somos tratados como un verdadero “prestador de servicios”, como si vendiéramos aprendizaje… No sólo es real y cruel, lo que denuncia Jorge, sino que en muchos casos el trato es indigno, el sueldo es mísero y la sobrecarga es bestial.
    En definitiva, no sé qué tipo de calidad se exige con este tipo de sistema educativo.

  3. Omar Andrés dice

    Bien que al final aníme al docente exonerado, reprimido. Con tanta rotación no se puede construir comunidad, somos vinculo, y todos los años se rompen sistemáticamente. Basta!, qué dice el Colegio de Profesores, hay que funar por interent, hacer una lista de sostenedores, el nombresito, y establecimientos que reiteradamente usan y abusan. Manifestarse con pancartas frente a estos establecimientos señalandolos pública y pacíficamente como imposibilitadores de la construcción de comunidad tan necesaria para construir aprendizajes pertinentes.

    Un efecto colateral nefasto es en la convivencia: Qué pasó con la selección cuando expulsaron a Bielsa?, y luego le trajeron una rotación bien reguleque?, bueno les pierdes el respeto. El estudiante no genera vinculos adrede con el docente pues sabe que es ave de paso duro con él. Por algo una de las buenas prácticas que tienen los Waldorf, es que procuran tener un profesor que acompañe el proceso de primero a octavo básico.

  4. Pamela segura dice

    Me encantó lo que escribiste toman sentido cuando pasaste por eso y gracias por el aliento!

  5. Solange Contreras dice

    Hoy y por primera vez me desvincularon…no te imaginas cómo me sirvió leer tu artículo…mil gracias

  6. Marcela Garrido dice

    No sirve mucho ser considerada como “buena profesora” o “haces unas clases excelentes” si a fin de año no se condice con las horas que dan.
    Renuncié a un colegio por creer que sería mejor estar en otro que me ofreció más horas, hoy 28 de diciembre se vuelve a cumplir el temor de fin de año ” no saber si hay o no continuidad” tengo continuidad pero con la mitad de las horas que me habían dado, lo que obviamente genera otro terremoto en mi vida como docente.
    Muchos dirán “al menos tienes trabajo” pero a este punto de mi vida, ya ni eso me importa. Nos denigran constantemente, hacen lo que quieren con nosotros y como gremio docente, no hemos sido capaces de hacernos valer.
    Otro fin de año con pena, con sensación de frustración y con sentimiento de injusticia por aquellos que realmente no trabajan por el objetivo de “educación de calidad” y siguen de planta igual ganando el doble de lo que yo hago.
    Gracias por el articulo Jorge!

  7. gloria dice

    Alentadoras palabras… comparto absolutamente lo que ahí Planteas, aún tengo convicción y certeza de que nosotros generamos cambios en nuestros niños y eso me.mueve a seguir y a empoderame de mis capacidades y vocación a pesar de tantas adversidades para nosotros como docentes!! Mil gracias!!

  8. Guillermo dice

    Nos estamos convirtiendo en temporeros de la educación; los sostenedores son los patrones y los directivos son los capataces. Tragicómico.
    Hay que reconocer que existen instituciones donde se vive la verdadera educación; los sostenedores son proveedores, los directivos son líderes y los profesores son profesionales que guían a estudiantes y apoderados tratados como personas.

  9. Paula dice

    Totalmente de acuerdo con tu sentir , hace unos dias recibi la notificacion por ser el ya desagradable Plazo fijo … Siendo educadora de Parvulos me la jugue al 200% por mis alumnos , me despedi el 13 de diciembre con la convicion de que los veria el proximo año y terminariamos juntos esta etapa , como educadora los lazos afectivos que se desarrollan con tus pequeños son mucho mas fuertes que en cualquier otra etapa escolar sin desmerecer a los mas grandes claro está… Siendo asi me da angustia pensar en mis pequeños me buscaran el primer dia de clases y su Tia , su educadora su otra mamá ya no estará para cobijarlos y celebrar sus triunfos , sus avances …
    Desde ya esta la incertidumbre laboral encontraré trabajo ??? Lamentablemente mi amada profesion esta saturada y cada dia más desvalorada.. Pero eso no es lo que verdaderamente me angustia o me da lata por asi decirlo que te den como razon para tu desvinculacion como argumento que “la que se queda” es por antiguedad?? Plop ni siquiera por que es mejor que tú… Laboralmente hablando entonces pensando en tu publicacion. Me pregunto para donde iremos a llegar ?? Ya que la “la que se queda” no se queda verdaderamente por su calidad profesional si no que lo hace valiendose de sus malas practicas , manipulaciones , Realizando abandono de funciones, agresiones entre otros…
    entonces me pregunto?
    tendre que en algun momento jugarmela menos y ser como profesional como” la que se queda” para lograr estabilidad laboral ? Me pregunto como rediablos los directivos de un establecimiento educacional miden a su personal docente …?? Entre mas penca y manipulador eres mejor profesional eres ??
    Espero como muchos buenos y jugados docentes encontrar pega para este 2018 espero como tu dijiste encontrar ese lugar en donde poder educar ….

  10. Coté Luna dice

    …Duele ver como cada año se van personas valiosas…duele saber que no hubo ni habrá despedida con ese estudiante al cual si le IMPORTAMOS. Que en marzo preguntará por el “tío de…” “la tia que nos enseñaba canciones…” y no entienda argumentos que aluden a lo económico, a la baja matrícula, a este sistema perverso que inventa ideas y luego se pisa la cola con ellas. ¿Y la famosa comunidad dónde queda? ¿Y los vínculos como base del aprendizaje? ¿Y la emoción…las neurociencias…el disfrutar y el sentido de aprender eran sólo discurso de “buena crianza”… vacío?
    Argumentos como “nos encantó tu trabajo pero este año pasas a indefinido” … o “esa colega no le pone alma a su tarea pero lleva 10 años, muy caro despedirla…” que los niños y niñas entonces se conformen con lo “que hay” y no nos mintamos más con que ELLOS SON EL CENTRO cuando cada fin de año nos restriegan en la cara que NO ES ASÍ. FuerzA colegas!!!

  11. Carla Gómez dice

    Grandes reflexiones colega de esta hermosa profesión. Aún no he pasado por la situación que describes, pero puedo solidarizar con todos los aspectos negativos que ello genera.
    Trabajo hace años en un colegio particular pagado, de “alto rendimiento”, “top ten “ cada año en ranking PSU y aún ahí los más altos cargos son ocupados eternamente por “profesionales” ineficientes , ineficaces y de mentes ultra cuadradas; mientras que el verdadero trabajo lo hacemos nosotros, los profesores estableciendo positivos vínculos día a día en el aula con los estudiantes.
    Gracias por generar reflexiones en torno a este aspecto oscuro de este mágica profesión

  12. claudio gueichatureo dice

    una triste realidad. pero lo mas cruel de estos despidos es que en noviembre la mitad del colegio sabe quienes serán despedidos menos el profesor que será desvinculado. creo que en eso somos indecentes ya que por respeto a nuestro colega debemos comunicarle a tiempo si continúa en el colegio o no para que pueda buscar otras opciones. en los años que llevo ejerciendo he visto como algunos sostenedores y directores disfrutan despidiendo a los profesores avisándoles el 15 de enero, el ultimo dia de trabajo que ya no continúan. ¿Qué opciones de trabajo tiene un profesor en esa fecha?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.