¡Atención!: Sepa cómo ahorrar hasta un 50% de leña para el próximo invierno en Aysén

0

La primavera ya llegó y de a poco se hace sentir en Coyhaique, con algunas ventanas de sol que han dejado temperaturas máximas de hasta 18 grados, lo que inevitablemente nos hace pensar que el uso de la leña va a disminuir a medida que nos acercamos al verano.

El que acaba de terminar fue un invierno bastante extenso y sin duda dejó al descubierto las fallas que tenemos en nuestras casas en términos de infiltraciones y aislación térmica. Más de alguien se tiene que haber percatado de la cantidad de frío que se transmite por las puertas y las ventanas, aunque estén cerradas o de lo helados que son algunos muros, aunque tengamos la combustión encendida.

Si sintió frío en su casa, aun teniendo la estufa encendida, probablemente usted esté entre el 87 por ciento de las personas que habita en viviendas construidas antes del año 2007, según cifras reveladas en el Estudio de caracterización de artefactos de calefacción residencial para Coyhaique 2015, realizado por la consultora MORI para la Seremi del Medio Ambiente de la Región de Aysén.

Según Jeanette Matus, coordinadora regional de la calificación energética de viviendas señaló que “si se instala aislación térmica, se aplica control de infiltraciones y ventilación controlada, la vivienda puede reducir un 50 por ciento o incluso más, el consumo de leña”.

Para que quede claro, cálculos realizados por la Unidad de Diseño del Servicio de Vivienda y Urbanización (SERVIU) de Aysén, demuestran que, si tenemos una temperatura exterior de cero grados y una interior de 20, en 1 metro cuadrado (m2) de muro sin material aislante, como podría ser un tabique, se transmiten desde el interior hacia el exterior. Ahora, si a ese mismo metro cuadrado es ahora un muro con el estándar exigido por el PDA, reducimos esa pérdida energética en un 85 por ciento, ya que sólo se transmiten del interior al exterior, 7 watts.

“El acondicionamiento es como ponerle un chaleco a la vivienda, por lo que necesita menos energía para tener una temperatura de confort. Independiente del sistema que tengan para calefaccionar, van a necesitar menos combustible”, explica la también profesional encargada de la materia. “Esto significa que si tiene una combustión lenta, va a necesitar menos leña para mantener la misma temperatura que tenía antes en su vivienda”, agrega.

Para ejemplificar el ahorro que se logra con la implementación del acondicionamiento térmico PDA, según cálculos del Serviu, una vivienda de madera de 44 mts2 sin ningún tipo de aislación, consume unos 42,5 metros cúbicos (m3) de leña anuales. Si esa misma casa se acondiciona con la normativa PDA, necesitará sólo 11 m3 de leña al año, es decir, va a consumir 30 metros menos, generando un ahorro cercano a los 750 mil pesos anuales.

Para el director del Servicio de Vivienda y Urbanización de la Región de Aysén, Pedro Durán Branchi, los números no mienten, por lo que insta a la ciudadanía a postular al programa de acondicionamiento térmico de las viviendas, porque “este es un subsidio que no tiene el carácter de social, por lo que todos pueden postular, porque en este caso, se está velando por tener eficiencia energética y, finalmente, una mejor calidad de aire en Coyhaique”.

 

Fotografía de contexto: Comunicado

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.