Agrupación de Derechos Humanos de Coyhaique repudia y acusa represión desmedida en Mañihuales

Un dirigente minero con un corte en su cabeza, producto de una bomba lacrimógena lanzada por Fuerzas Especiales de Carabineros, y una mujer con un golpe de mano por parte de un uniformado que generó el quiebre de sus lentes, además de varios vecinos incluidos niños y mayores de edad afectados por los efectos de los gases lacrimógenos, son las secuelas del actuar represivo de Carabineros en la protesta por sueldos impagos de los trabajadores de mina El Toqui, en esa localidad.

Ninón Neira Vera, Presidenta de la Agrupación de DD.HH, detalló que el Presidente del Sindicato Supervisores  de El Toqui, Marcelo Vargas, tuvo que ser trasladado al Hospital de Coyhaique producto de la herida de una bomba lacrimógena, que fue disparada de manera deliberada al cuerpo de éste, por un efectivo de Fuerzas Especiales, según los relatos recopilados. A ello se suma el golpe de otro uniformado que recibió Roxana Mella Miranda, lo que provocó el quiebre de sus lentes. También existió un amago de incendio en pastizales en el Jardín Infantil, que se prendió a causa de una bomba de Carabineros. Esto, claramente es un actuar desmedido por parte de Fuerzas Especiales en una comunidad tranquila como es Villa Mañihuales, lo que genera más violencia y no ayuda en la solución de las justas demandas de los trabajadores, que es el pago de sus remuneraciones.

Luego de ser atendido en el Hospital Regional de Coyhaique, Marcelo Vargas, relató lo acontecido. “Mientras nos encontrábamos en el puente de cancelación de sueldos, imposiciones, y saber el futuro de todos nosotros, cuando Carabineros recibió la orden de despejar el puente. Carabineros comenzó a tirar lacrimógenas y una me impactó directamente en el cuerpo, por lo que perdí el conocimiento, por lo que me dicen los colegas que me sacaron del sector, unos tres minutos. Me sacaron, me lavaron y luego el párroco de la comunidad de Villa Mañihuales logró pasarme hasta la Posta”.  

Finalmente, Ninón Neira, destacó la presencia del Instituto Nacional de Derechos Humanos y de Justicia y Paz del Vicariato de Aysén, quienes se pudieron trasladar a Villa Mañihuales para ver la situación de los mineros afectados.

Los comentarios están cerrados.